Aprovechando que teníamos que recoger a mi sobrina en barcelona, mi marido y yo nos hemos dado el lujo de ir a cenar solos. Lujo?? Pues sí ya que con un niño de 27 meses y una niña de 15 meses es difícil encontrar el momento...

Vimos un restaurante egipcio en el barrio de grácia de Barcelona y nos gustó tanto la decoración que nos quedamos aunque nuestra idea era comer mejicano.

Delicioso!! Ya nos gusta probar sabores nuevos pero de verdad que lo recomiendo.

De primero hummus que es una crema de garbanzos y limón que se come con unas hogazas de pan llamadas aish. De segundo pedí kibbeh que son como unas croquetas grandes hechas de trigo y rellenas de carne y verdura, se sirven con una salsa hecha con yogur que está muy rica.
Mi maridín se pidió unos calabacines rellenos de carne de cordero servidos con arroz de los que no recuerdo el nombre pero sí el sabor..mmmm

A raíz de tan buena experiencia hemos decidido probar mucho más la cocina internacional!!!